.

.

lunes, 12 de octubre de 2009

...DIARIO EL COSTA ORIENTAL LO MAXIMO

Presunto asesino de Rafael Orozco pagará pena de muerte en Estados Unidos: Cucuteño matador de mujeres

La opinión

La opinión

El colombiano más buscado por la justicia de Estados Unidos por los crímenes de dos mujeres – su novia en Cali y su esposa en la Florida (Estados Unidos) – y el intento de asesinato de otra mujer en Nueva York, resultó ser un cucuteño, cuya madre y una hermana fueron asesinadas hace 17 años en un céntrico sector de la capital de Norte de Santander.Según los diarios e infor-maciones entregadas por las auto-ridades, con la pistola de Fiallo Jácome (‘El Nano Fiallo’) mataron al cantante del Binomio de Oro y el arquitecto Jorge Navarro Insignares, padre de la joven que tenía relaciones con el artista, supo que el crimen iba a ocurrir, pero no hizo nada para evitarlo.

Se trata de Jorge Iván Villamizar Ayala, conocido también con los apodos de ‘Ángel’ y ‘Motoratón’, cuya captura se produjo a finales de agosto pasado cuando se encontraba en una iglesia en un poblado del estado de Texas. De aquí fue extraditado a la Florida y le espera un juicio en el que podría ser condenado a muerte, según informes de diversas fuentes consultadas por La Opinión en Colombia y Estados Unidos.

Villamizar Ayala, de 37 años, también está acusado de intento de asesinato de una ex novia en Nueva York e igualmente enfrenta cargos por abuso sexual de menores.

Conmoción en Miami

Según los informes oficiales, en el 2004, este individuo asesinó a su novia Bianca Sierra. En ese momento, el hecho conmocionó a la comunidad hispana del sur de los Estados Unidos. “Durante la pelea él cogió el martillo y le dio un martillazo y la mató”, recuerda el policía federal, Carlos Guerrero, citado por varias publicaciones de Estados Unidos.

La captura del criminal se logró gracias al programa televisivo divulgado a nivel nacional en Estados Unidos, en el que se muestran fotos de las personas más buscadas por las autoridades federales.

Por un programa de televisión

Diario de las Américas en reciente edición digital reseñó que el Servicio de los U.S Marshal arrestó a Villamizar Ayala cuando éste salió de una iglesia en Brownsville (Texas), luego de que alguien lo reconociera después de verlo en el programa de televisión “Los fugitivos más buscados”, divulgado por la cadena Fox y avisara a las autoridades.

Fue extraditado al condado de Broward, al norte de Miami, donde afronta cargos de asesinato en primer grado por la muerte de su novia Bianca Sierra, a quien presuntamente le fracturó el cráneo con un martillo, en 2004.

Un portavoz de la Oficina del Alguacil de Broward precisó que el colombiano también afronta cargos de huir para evitar las acusaciones; por manejar bajo una sustancia ilegal; intento de asesinato en Nueva York y homicidio en Cali y agresión sexual a un menor en Texas.

El hombre es acusado de presuntamente asesinar a Sierra en noviembre de 2004 y dejar su cadáver en la misma cama que compartían. Los dos hijos de la víctima, de seis y nueve años encontraron el cuerpo ensangrentado de su madre al abrir la puerta de la habitación.

Los detectives asignados al caso hallaron el martillo con sangre, que utilizaba para colocar pisos en viviendas del sur de Florida, en una cubeta escondida en un armario de la casa en la que vivía Villamizar Ayala con Sierra, en Pompano Beach (Broward), según la información de Diario de las Américas.

En Nueva York, está acusado de producirle a otra novia varios cortes en la garganta, de acuerdo con el mismo periódico.

En los archivos de Cúcuta

En los archivos de la Policía de Cúcuta, Villamizar Ayala aparece como hijo de Germán Villamizar Vargas, quien era conocido como comerciante en esta ciudad y murió a finales de 1991 o principios de 1992 en el Ecuador, y Rosario Ayala de Villamizar, portador de la cédula de ciudadanía No. 79. 558.143 expedida en Cúcuta y con lugar de residencia en la avenida Quinta 5AN – 37 A 61.

Un juzgado de ejecución y penas y medidas de Cali le dictó orden de captura por homicidio y porte ilegal de armas, según el informe policial. Esa medida está al parecer relacionada con la muerte violenta, en 2001 en Cali, de la novia de Villamizar Ayala. Según los informes coincidentes de las autoridades, Villamizar Ayala viajó posteriormente a Cúcuta y de aquí a Estados Unidos y se volvieron a tener de él a raíz del asesinato de Bianca Sierra, en noviembre de 2004 en Miami.

La masacre de La Cabrera

La Opinión publicó en su página judicial una amplia información sobre un hecho criminal que causó impacto en la ciudad: la muerte violenta, en la noche del lunes 16 de marzo, de doña Rosario Ayala viuda de Villamizar, de 39 años, natural de Cúcuta y de su pequeña hija, Diana Carolina Villamizar Ayala, de ocho años y también de Cúcuta.

En diciembre de 1991, la señora Ayala viuda de Villamizar y su hija habían regresado a Cúcuta procedentes de Cali y el día de su trágica muerte se encontraba en la casa de una hermana, en la avenida Quinta entre las calles 17 y 18.

Germán Villamizar Vargas, esposo de la señora Ayala, había muerto en Ecuador, y según conocidos y familiares, víctima de una cirrosis.

Según la publicación de La Opinión del 17 de marzo de 1992, cuando faltaban 15 minutos para las 7:00 de la noche, irrumpió un hombre y les disparó sin misericordia. La señora Rosario y su pequeña hija se encontraban en la sala de la casa y acababan de llegar después de haber hecho unas compras en un almacén de telas del centro de la ciudad. Una sobrina de la señora Ayala de Villamizar logró sobrevivir.

El hombre que les disparó y causó la muerte era de aspecto joven y utilizó una pistola calibre 7.65. La niña que sobrevivió relató que se escondió detrás de un sofá cuando sonó el primer disparo.

El asesino salió caminando hacia la calle 17 y con otro compinche cruzaron.

En ese momento, los familiares de la señora Ayala de Villamizar dijeron a las autoridades que el único asunto que tenía pendiente era el proceso a través de un abogado por la hipoteca de una casa que le había dejado su esposo.

Todo parece indicar que esta tragedia tuvo un grave efecto anímico perturbador en el joven Jorge Iván Villamizar Ayala, pues, según testimonios de familiares, él era muy cercano a su señora madre y a su hermanita.

¿El mismo asesino del cantante Rafael Orozco?

Extraoficialmente se supo que el asesinato de la señora Ayala y de su hija fue cometido por el presunto narcotraficante José Reinaldo Fiallo Jácome (‘El Nano Fiallo’), en venganza por la muerte, en Chinácota, de un hermano suyo en una disputa de una deuda con Germán Villamizar.

A partir de entonces hubo varios casos de muertes violentas en Cúcuta que las autoridades no lograron establecer plenamente.

Tras el doble asesinato de La Cabrera, Fiallo se fue de Cúcuta a Barranquilla y en la capital del Atlántico fue involucrado con su amigo, Sergio Adolfo González Torres, (‘El Tato’), quien también era su escolta, en el asesinato del popular cantante vallenato Rafael Orozco Maestre, ocurrido en la noche del 11 de junio de 1992 frente a su residencia en Barranquilla, en un hecho que causó gran conmoción en el país.

Según los diarios e infor-maciones entregadas por las auto-ridades, con la pistola de Fiallo Jácome (‘El Nano Fiallo’) mataron al cantante del Binomio de Oro y el arquitecto Jorge Navarro Insignares, padre de la joven que tenía relaciones con el artista, supo que el crimen iba a ocurrir, pero no hizo nada para evitarlo. A esa conclusión llegó la Fiscalía en Barranquilla, que cerró el caso en abril de 1994 y definió entonces la situación jurídica de seis personas vinculadas al caso. El fiscal, Luis Felipe Colmenares, ordenó la captura de Fiallo, pero este, según su apoderado William Cabarcas Gómez, apareció muerto en una calle de Medellín en noviembre de 1992 junto con su guardaespaldas Sergio Adolfo González Torres, alias ‘Tato’.

Con sus cuerpos fue encon-trada una pistola con salvoconducto de la Segunda Brigada del Ejército marca Heckler & Koch, con la cual fueron disparados por lo menos dos de los proyectiles que les fueron extraídos a Orozco Maestre, según la prueba pericial.

Fiallo Jácome se convirtió desde un principio en pieza clave para el esclarecimiento del asesinato de Orozco Maestre. Los investigadores lo señalaron como autor intelectual del crimen y tras de su rastro estuvieron en Barranquilla, Cartagena y Medellín. En Cartagena, de donde era oriundo Fiallo, y durante una semana indagaron sobre su paradero y sus andanzas.

Según fuentes policiales, antes del crimen de Orozco, Fiallo dio muerte a un joven en las playas de Cartagena. También se le sindicó de otros homicidos. Por introducir cocaína a Venezuela fue retenido en ese país en 1990.

Tanto el padre como un hermano de Fiallo se encontraban presos en Estados Unidos, para la época de estos hechos, por cargos relacionados con el tráfico de droga, según publicaciones de la prensa de junio de 1992.

Para esa misma fecha, la prensa venezolana también le daba gran despliegue al hecho y publicaba notas sobre la historia de ‘El Nano Fiallo’, quien era buscado en ese país.

El periódico Panorama de Maracaibo dijo entonces que Fiallo es venezolano y nació el 24 de enero de 1964 en la localidad de Tucupido, estado Guárico. Tiene la cédula venezolana número 9.2249.432, casado con Claudia Méndez y residente en Santa Fe Norte, Avenida Leopoldo Aguerrevere, Edificio Piar, piso nueve, apartamento 9C, Distrito Sucre Zona Metropolitana.

Señaló que estuvo preso por tráfico de drogas el 19 de junio de 1990 y fugado del Retén de Catía el 11 de noviembre del 90. La causa de la detención de ‘El Nano’ se relacionó con la consfiscación por parte de la PTJ de tres kilos 200 gramos de coca. Luego se fue a Colombia y continuó con sus actividades.

Fin al caso

La Sala Penal del Tribunal Superior de Barranquilla confirmó en abril de 1994 la sentencia del Juzgado Cuarto Penal del Circuito que absolvió a Francisco Manuel Corena Moreno, Alfonso Rafael Ariza De la Hoz y Jorge Navarro Insignares, procesados por el asesinato del cantante de música vallenata Rafael Orozco Maestre.

Corena y Ariza fueron investigados como presuntos cómplices, y Navarro como encubridor en la modalidad de favorecimiento, pero los magistrados ratificaron la decisión de la juez Gelmis Chacón de Schuett, que había considerado en la sentencia de primera instancia, que los tres fueron ajenos al complot criminal contra el artista.

Con esta decisión se cerró uno de los casos criminales más sonados y controvertidos de los últimos años en Barranquilla.

La investigación que estuvo orientada en su fase final por el fiscal Luis Felipe Colmenares Russo, concluyó que el canta-autor vallenato fue asesinado por Sergio González Torres, quien recibió orden de su jefe, José Reynaldo Fiallo Jácome, alias ‘El Nano’.

El móvil fue pasional, ya que Fiallo le disputaba a Orozco los afectos de María Angélica Navarro Ogliastri, una joven muy agraciada.

Contra Fiallo y González no procedió acción penal alguna, ya que se probó en el expediente que fueron asesinados el 18 de noviembre de 1992 en las afueras del restaurante Casa Vieja, en la vía Las Palmas en Medellín. Fiallo está sepultado en Cartagena.ESPECIAL:EL COSTA ORIENTAL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada